Una nueva preparación con arvejas

de fácil preparación, disfruta de esta receta con arvejas

Con arvejas se pueden preparar muchas comidas pero esta mezcla de ingredientes logran una preparación variada y sabrosa… Con esta legumbre se puede hacer por ejemplo tarta de arvejas

INGREDIENTES

  • 2 tazas de harina de garbanzos (240 gramos)
  • 1 taza de harina blanca de trigo (120 gramos)
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear (levadura química, leudante)
  • 1 cucharadita de sal y pimienta a gusto
  • 1 cebolla mediana picada
  • 3 huevos
  • 200 gramos de arvejas congeladas o frescas
  • 80 gramos de queso rallado
  • 1/2 taza de aceite
  • 1 taza de cerveza
  • 1/2 taza de agua o leche (125 cc)

PREPARACIÓN

Explicamos como tienes que preparar esta preparación con arvejas….

Ponemos en un recipiente holgado, la harina de garbanzos, la harina de trigo, la sal, la pimienta y el polvo de hornear. Mezclamos bien todo.

Agregamos el queso rallado, la cebolla picada y las arvejas congeladas directamente.

En el caso que no estén congeladas las arvejas y sean frescas,  ponemos agua en una cacerola y llevamos la cacerola al fuego. Cuando comienza a hervir el agua se echan las arvejas y las retiramos cuando empieza a hervir el agua nuevamente.

Recordemos que luego se terminan de cocinar en el horno.

Mezclamos a la preparación anterior todos los ingredientes hasta que queden todos bien integrados.

Aparte, en otro recipiente ponemos los huevos. Mezclamos un poco y vertemos el aceite, la cerveza y la leche o agua. A su vez esparcimos la parte líquida a los ingredientes secos. Revolvemos hasta formar una preparación que tenga la densidad de una masa de torta.

Te explicamos la segunda etapa…como se cocina la preparación con arvejas….

Prendemos el horno y pre calentamos a temperatura moderada 180º C. Pasamos aceite a un molde cuadrado de 30×30 y tiramos toda la preparación en él.

Cocinamos durante 25 o 30 minutos o hasta que esté cocido y ligeramente dorado. Otra forma de comprobar si está cocido, es pinchando el centro con la punta de un cuchillo. Si ésta sale limpia sin nada adherido, está cocido.

Retiramos del horno, esperamos unos minutos y desmoldamos y cortamos en porciones. Se come preferentemente caliente.