Milanesas crocantes de calabacita

milanesas de calabaza empanadas distinto

Milanesas crocantes quedan supercrocantes y es un placer saborear la calabacita de esta forma. Se pueden preparar distintos platos también con calabaza arroz en capas con zapallo calabaza y mozzarella que es un poco más grande que la calabacita pero el sabor es el mismo

Cantidad: 10 calabacitas

INGREDIENTES

  • 10 rodajas de calabacita (800 gramos)
  • Pan rallado cantidad necesaria
  • Salvado de avena cantidad necesaria
  • 1 taza de avena laminada
  • 2 huevos grandes
  • Mostaza -1 cucharada-
  • 1 cucharada de mayonesa
  • Extracto de tomate -1 cucharada-
  • Aceite cantidad necesaria
  • Queso rallado de cualquier tipo cantidad necesaria
  • Sal, pimienta al gusto

PREPARACIÓN

Como se cortan las calabacitas….

La calabacita se corta en rodajas de aproximadamente 1/2 cm de espesor. Seguidamente se retira la cáscara. Se reserva.

Como se prepara los huevos para sumergirlas….

Se colocan en un recipiente los huevos y se mezclan. Agregar la mostaza, la mayonesa y el extracto de tomate. Se sazona al gusto. Esto va a levantar el sabor a la calabacita que por sí no tiene un sabor suave. Mezclar todo bien hasta que todos los ingredientes se mezclen.

Como se empanan las milanesas de calabacitas….

Poner en otro recipiente la mezcla de los ingredientes secos. El pan rallado, el salvado de avena y la avena laminada. Al mismo tiempo se agrega un poco de sal. Básicamente mezclar todo.

Mojar cada rodaja de calabacita en la mezcla de huevo y luego empanar con los ingredientes secos generosamente. Una vez terminado con el proceso se ponen a cocinar.

Así se cocinan las milanesas….

Volcar un chorro de aceite en una placa de horno y llevar al horno hasta que el aceite esté caliente. Retirar la placa y acomodar las rodajas de calabacita en forma prolija.

Esparcir sobre la superficie hilitos de aceite. Llevar a cocinar a horno precalentado a temperatura moderada 180º hasta que esté dorada la parte de abajo.

Retirar del horno y dar vuelta cada rodaja y cubrir apenas con queso rallado. Volver a cocinar unos minutos o hasta que se dore la otra parte. Retirar y servir con ensalada fresca, o con arroz, quedan deliciosas y contrasta el sabor del empanado con la pulpa de la calabacita.