Saltar al contenido

Un budin mixto y colorido para lucirnos

Porciones: 4 o 6

INGREDIENTES
4 atados de espinaca
1kg de papas
100gramos de queso rallado
50gramos de manteca (mantequilla) o margarina
Pimienta, sal y nuez moscada
4 yemas
4 claras
1 cucharada de azúcar

PREPARACION
Lavar las hojas de espinaca, quitarles el cabo y cocinarlas con el agua que queda en las hojas del enjuague solo hasta que estén marchitas. De ser posible cocinarlas al vapor.
Retirarlas, escurrirlas y exprimirlas un poco y luego picarlas.

Lavar bien las papas y cocinarlas con su cáscara.
Pelarlas y pisarlas en caliente hasta transformarlas en un puré.
Agregarle el queso rallado, la mantequilla o margarina y mezclar enérgicamente.
Luego condimentar a gusto.

Incorporar la espinaca picada al puré y mezclar bien.
Agregar de a una las yemas mezclando bien cada vez.

Aparte batir las claras con el azúcar hasta que estén espumosas y hayan aumentado su volumen, sin llegar a que estén duras.
Añadir la mitad de estas claras revolviendo bien hasta que estén incorporadas.
El resto incorporarlo en forma envolvente y lenta para que no baje el volumen de la preparación.

Untar con mantequilla y espolvorear con pan rallado un molde de budín.
Verter la preparación y llevar a cocinar a horno moderado 180º y a baño María durante unos 45 minutos o hasta que se note cocido y dorado.

Dejar enfriar antes de desmoldar sobre una fuente y bañar con una salsa liviana de tomates y arvejas. El budín se vuelve a calentar en el horno o microondas una vez desmoldado.

Si preferimos comerlo frío lo bañamos con una mayonesa casera del vegetal que más nos guste.