Saltar al contenido

Tarta de alcauciles (alcachofas) sin huevo, sin leche

Porciones: 6 a 8

INGREDIENTES
6 alcauciles (alcachofas)
Jugo de 1 limón

Relleno
2 cebollas chica picadas
3 cucharadas de aceite
Agua caliente cantidad necesaria
1 pimiento rojo (morrón, ají dulce) picado
1 pimiento verde (morrón, ají dulce) picado
1 zanahoria grande rallada
3 cucharadas de extracto de tomate
1 taza de salsa de tomate
1 sobre de stevia (1 cucharadita)
Hojas de albahaca fresca o seca
1 cucharada de salsa de soja
1 cucharada de miso (pasta que da agradable sabor, de origen oriental que se prepara con porotos de soja fermentados, se vende en los comercios de venta de artículos naturales)
2 cucharadas de agar agar (es una preparación a base de algas que cumple la función de la gelatina, es espesante)
Sal y pimienta

Masa de la tarta
4 tazas de harina (480 gramos) 000 o la que puedas conseguir
Sal a gusto
2 cucharadas de sésamo integral (ajonjolí)
¾ taza de aceite
1 taza de agua hirviendo (250 cc)

PREPARACIÓN
Alcauciles. Cortar el tallo de cada alcaucil y rasparlo.
Cortar cada tallo en 2 o 3 veces.
Sumergir en agua a la que se le agregó el jugo de limón y las mitades exprimidas del limón.
Retirar las hojas más duras que rodean el alcaucil y cortar un trozo de la punta.
Sumergir en el agua donde están los tallos.
Reservar.

Masa. Poner en un recipiente la harina, la sal y las semillas de sésamo.
Mezclar todo.
Unir el aceite con el agua hirviendo y volcar de golpe en la harina.
Unir rápidamente lo líquido con lo seco hasta formar una masa.
Volcar sobre la mesa y terminar de armar la masa con las manos.
Cubrir con un paño seco y dejar descansar mientras se prepara el relleno.

Relleno. Poner el aceite en una cacerola.
Llevar al fuego y cuando está caliente agregar la cebolla picada con algo de sal y rehogar.
Mientras se está rehogando la cebolla para evitar que se seque demasiado se agrega un chorro pequeño de agua caliente.
Esto permite que la cebolla siga el proceso de cocción sin peligro de quemarse, desprendiendo sus jugos que permitirá saborizar más a la cebolla.

Agregar los pimientos picados y luego de unos minutos la zanahoria rallada.
Luego incorporar el extracto de tomate y la salsa.
Dejar cocinar a fuego lento y con la cacerola destapada hasta que tome consistencia.
Agregar si es necesario un poco de agua caliente.

Condimentar con el sobre de stevia, la salsa de soja, el miso, las hojas de albahaca picadas y la pimienta.

Exprimir cada alcaucil y picarlo.
Incorporar a esta preparación y calentar bien.
Espolvorear las cucharadas de agar agar, mezclar bien y cocinar 1 minuto más y retirar.

Armado de la tarta. Tomar la ¾ parte de la masa, estirar con el palo de amasar hasta que esté fina.
Forrar un molde cuadrado de 30×30.
Una vez forrado, cubrir con el relleno.
Terminar la cubierta con tiras de masa en forma decorativa.
Esparcir hilitos de aceite.

Cocinar en horno precalentado 180º durante 30 o 35 minutos o hasta que se note la masa cocida, ligeramente dorada y el relleno firme.
Retirar, dejar descansar 10 minutos y servir.
Se puede comer caliente o tibia.
De las dos formas queda deliciosa.