Saltar al contenido

Tarta fina de punta de espárragos


Califica la receta

INGREDIENTES
Masa
2 tazas de harina (240 gramos)
1 cucharadita de polvo de hornear (levadura química, leudante)
1 cucharadita de sal
100 gramos de mantequilla o manteca vegetal
1 cucharada de queso rallado
1 yema
3 cucharadas de leche

Relleno
1 atado de espárragos
70 gramos de mantequilla
3 cucharadas de harina
2 tazas de leche caliente (500cc.)
Sal, pimienta, nuez moscada
150 gramos de queso cremoso rallado
1/2 taza de crema de leche (125cc.) (nata)

PREPARACIÓN
Masa. Cernir la harina, el polvo de hornear y la sal. Poner en un bol y agregar la mantequilla cortada en trocitos e incorporarla con ayuda de un tenedor hasta que quede como granos de arroz. Agregar el queso rallado y mezclar.
Luego incorporar la yema y la leche necesaria hasta formar una masa tierna.
Formar un bollo, envolver en papel film y dejar una hora en la heladera o hasta que la masa tome consistencia.

Si los espárragos que se utilizan son blancos, cocinarlos siguiendo los pasos indicados https://www.solovegetales.com-esparragos-blancos-153/
Si los espárragos que se utilizan son verdes hervirlos o cocinarlos al vapor.

Una vez cocidos cortarle las puntas y el resto guardarlo para otra comida.

Crema. Poner en una cacerola la mantequilla y llevar al fuego hasta que esté derretida.
Ir incorporando de a poco la harina revolviendo siempre.
Luego la leche caliente siempre revolviendo de a poca cantidad cada vez hasta incorporarla toda.
Revolver siempre hasta que levante el hervor y la preparación espese.

Retirar del fuego e incorporar los condimentos, las puntas de espárragos, el queso y la crema de leche.

Estirar la masa fina.
Forrar una tartera de 24 cm de diámetro y llevar a horno precalentado caliente 195º durante 5 o 6 minutos o hasta que la masa tome consistencia y a su vez no esté cocida.

Retirar, rellenar con la preparación anterior y espolvorearla con queso rallado y decorar con espárragos.
Llevar nuevamente a horno moderado 180º hasta esté totalmente cocida y la superficie algo dorada.
Se puede servir tibia o fría de ambas formas queda muy rica.