Saltar al contenido

Como se prepara una parrillada vegetariana y las ventajas

Califica la receta

Como siempre decimos los vegetales son alimentos saludables para nuestro organismo.
Ellos nos aportan gran cantidad de vitaminas, minerales y algo fundamental como es la fibra.

E insistimos sobre la fibra porque es muy importante y favorable para el tránsito intestinal.
El comer alimentos con mucha fibra tiene la ventaja de que al ingerirse, la fibra permanece intacta a través del aparato digestivo, y actúa como una escoba que barre todo, no dejando partículas adheridas.

Estas partículas cuando no pueden salir, permanecen adheridas a lo largo de todo el aparato digestivo y se van acumulando provocando con el tiempo, muchas veces patologías graves.
Es por eso que siempre que tenemos oportunidad, recalcamos este tema para que tomemos conciencia de la importancia que tiene y cuanto nos favorece ingerirlas.

Para eso es importante la cocción que se les da a los vegetales para sacarles el mayor provecho posible, y tratar de que sus beneficios no se vean destruidos por un mal cocimiento.
En esta oportunidad nos vamos a referir a la cocción de vegetales a la parrilla.

Es una estupenda elección, nutritiva y sabrosa para los que son vegetarianos.
Nos da la oportunidad no solo de alimentarnos bien y de acuerdo a lo que hemos elegido como estilo de vida, sino que además nos da la posibilidad de estar reunidos alrededor del fuego y disfrutar de un momento placentero junto a una comida agradable.

Todos coincidimos en que una buena y rica comida significa pasar un momento agradable y de esparcimiento alrededor de la parrilla.

Es un disfrute asar los vegetales a la parrilla, pues nos proporciona el mismo producto pero con más sabor. El aroma, la textura y el gusto de los vegetales recién salido de la parrilla son incomparables.

Para asar vegetales a la parrilla se necesitan pocos elementos y muchas ganas de pasar un buen momento.
Puede realizarse tanto en una barbacoa sofisticada como apoyando la parrilla en cuatro piedras.
Los resultados serán los mismos.

Se necesita, una parrilla que esté bien limpia para que los vegetales no se peguen.
Sobre la parrilla se coloca un tejido con orificios más pequeños para que los alimentos no caigan sobre las brasas.

Se necesita papel aluminio para envolver los vegetales.
Cuando utilizamos papel aluminio debemos tener en cuenta que la parte que toma contacto con el alimento debe ser la parte opaca del papel y no la que tiene brillo.
La parte que tiene brillo no es conveniente dado que aporta al alimento sustancias nocivas.

Necesitamos además aceite, condimentos, hierbas diferentes para darles sabor.

Poner sobre la parrilla una cantidad de vegetales, pero no llenar la parrilla para que nos de lugar a manipular con ellos cómodamente.
Además una acumulación de vegetales implicaría que no se asen sino que el agua que contienen los cocine por hervor más que asar.

Siempre mantener limpia la parrilla. Utilizar un cepillo apropiado para esta labor, de alambre rígido. La limpieza conviene hacerla cuando la parrilla está aún caliente pues es más fácil retirar lo que queda adherido.

Se puede emplear tanto carbón como leña. Esta última es mejor ya que le trasmite a los alimentos al transformase en brasas el aroma que despide del propio árbol.

Conviene iniciar el fuego con bastante carbón o leña. Y a medida que se transformen en brasas se van arrimando debajo de la parrilla para que ésta se caliente bien.
Si luego comprobamos que las brasas son muchas se retiran hacia un costado y así bajamos la temperatura.

Para calcular la temperatura hay un sistema fácil y práctico.
En el momento que consideremos oportuno medir la intensidad de calor, colocamos la mano a 12cm de distancia de las brasas.

Si podemos permanecer no más de 2 segundos con la mano sobre las brasas, nos indica que está caliente.
Si podemos permanecer 3 o 4 segundos nos indica que contamos con un calor moderado
Si podemos permanecer 5 o 6 segundos, la temperatura es tibia.
Y más segundos la temperatura está fría.

Requisitos imprescindibles para lograr una excelente parrillada (barbacoa) vegetariana.
Todos los vegetales y hortalizas pueden ser preparados a la parrilla, esto es importante ya que deja de ser solo exclusiva para quienes comen carne, extendiéndose a todos aquellos que gustamos de los vegetales y nos alimentamos con él.

Se debe utilizar vegetales frescos, cuando no lo están al prepararlos pierden sabor.
Su gusto se realza cuando los untamos con un poco de aceite de oliva y los acompañamos con hierbas antes de asarlos.

Tener a mano pinzas largas para poder dar vuelta los vegetales sin quemarse.
Poner a asar los vegetales cuando tenemos la parrilla caliente.
Al cocinar los vegetales a alta temperatura tienen un mejor sabor.

Una vez trasmitidas las reglas principales sobre como preparar una parrillada de vegetales, solo nos queda ir a las recetas y probar.