Saltar al contenido

Jugos y sus propiedades terapéuticas

Los jugos ayudan a limpiar el organismo, afinar la figura, disolver grasas y fortalecer las defensas. Son verdaderos milagros de la naturaleza, repletos de vitaminas y minerales.
Si miramos la pirámide de alimentos veremos que los alimentos que forman su base y que son los que tienen que integrar la mayor parte de nuestras comidas, está formada por frutas y vegetales.
Al preparar éstos en forma de jugos o licuados, debemos saber que conservan el 100% de todas sus ventajas tanto vitamínicas como minerales al consumirse toda la fruta con la cáscara incluida.

Podríamos decir que es una energía líquida muy eficaz, es como un combustible que se encuentra cargado de nutrientes que además de alimentarnos es ideal para quitarnos la sed.

Mientras bebemos un jugo de fruta esto sucede en nuestro cuerpo.
Los jugos y licuados poseen un alto contenido de vitaminas y minerales.
Ayudan a bajar el nivel de grasa y principalmente a calmar el apetito.
Es una forma eficaz para bajar de peso sin perder aportes de nutrientes.

Favorece la eliminación de toxinas que causan las enfermedades.
Proveen a las células de los nutrientes que necesitan para reconstruir los tejidos dañados.

Además tienen la ventaja que en pleno verano es una solución para nuestra alimentación.
Temperaturas muy altas nos quitan las ganas de cocinar, tampoco se tiene mucho apetito y lo que nos apetece son tragos frutales y fríos que nos refrescan y a su vez alimentan.
Podemos considerarlos, antioxidantes servidos en vaso.

Los jugos y licuados son la forma más fácil y segura de ingerir todas las nutrientes que nuestro organismo necesita. Hoy día la medicina tradicional por medio de publicidad recomienda que se consuman cinco frutas y verduras diarias.
Por ejemplo un vaso de jugo de cualquier vegetal o fruta significa que estamos ingiriendo, multiplicado por muchas veces dicho producto.

Si tomamos un vaso de jugo de zanahoria debemos pensar que estamos hablando de un promedio de 15 zanahorias (dependiendo del tamaño) que equivale a tomar 4 veces las vitaminas A que son las que se recomiendan a diario.
Las vitaminas que son ingeridas por medio de jugos, sus nutrientes son asimiladas en un máximo de 15 minutos. Por el contrario cuando se come en forma consistente se demora horas en digerir y asimilar los alimentos.

Los deportistas acostumbran a beber jugos en la mañana que los deja sentir bien y les aporta cantidad de energía.
Hay jugos que se realizan por ejemplo con vegetales como la lechuga que ayudan a conciliar el sueño y permiten dormir plácidamente.

Luego de una actividad física intensa beber un vaso grande de jugo ayuda a relajarse y a sentirse más distendido y más tranquilo.

Podemos comprobar una vez más la inteligencia de la naturaleza al brindarnos los frutos ya clasificados por color ya que cada color representa una vitamina.
Al ingerir frutos de diversos colores nos asegura una buena nutrición, y complementan un conjunto de nutrientes necesarios para el organismo.

Cuando hablamos de jugos nos referimos siempre a jugos frescos realizados en el momento por nosotros mismos no a los jugos enlatados.

El jugo es conveniente beberlo enseguida de realizado justamente para que no pierda ninguna de sus propiedades. Tiene la gran ventaja que una vez bebido, sus propiedades son inmediatamente asimiladas por el organismo.

Hoy día existe un aparato eléctrico llamado juguera sumamente práctico donde se coloca la fruta entera, con cáscara y semilla.

Las exprime totalmente separando la cáscara y las semillas y aprovechando el jugo solamente.
Pero para quienes no tienen a su alcance este aparato, pueden poner la fruta y los vegetales en la licuadora con agua y licuarlos.
Luego dejarlos en reposo un rato en la heladera, colar y exprimir la pulpa con un paño.

El resto de la pulpa que queda, una vez exprimida o incluso en la juguera se puede aprovechar para elaborar tortas o galletitas ya que todavía contienen minerales y mucha fibra aprovechable.

Es bueno destacar lo importante que es estar bien hidratado durante los ejercicios físicos para que los resultados sean más rendidores. Por lo tanto es aconsejable tomar antes de comenzar aproximadamente 1 o 2 vasos de agua y continuar durante el entrenamiento bebiendo cada media hora 1 vaso de agua.

Es un purificador del organismo, para aquellas ocasiones en que se ingieren alimentos no tan recomendables para la dieta diaria y a su vez durante varios días seguidos. Como por ejemplo exceso de grasas o alimentos condimentados.

El organismo lo sufre y pide a gritos volver a la normalidad.
Algunos de los síntomas son, sensación de pesadez, aumento de peso, y gran sentido de culpa.

Todo esto se soluciona con una buena desintoxicación basada en jugos de frutas y va dirigida solamente a quien sabe con certeza que goza de buena salud.

Por ejemplo, se puede aplicar un fin de semana complementando la dieta con un buen descanso de más horas de sueño.

Además de jugos y licuados también en días más frescos se puede agregar una taza de caldo antes del almuerzo y de la cena.

La toma de caldo favorece por sus propiedades diuréticas, remineralizantes y depurativas
Se prepara en 1 o 2 litros de agua.

Se le agrega 1 cebolla cortada en cuartos, 1 zanahoria, cortada, algunas ramas de apio, unas hojas de acelga y de col.
Se deja hervir, una vez que los vegetales están tiernos se deja 15 minutos más y se apaga el fuego dejándolo en reposo hasta que tome temperatura ambiente.
Se cuela y se guarda en la heladera hasta dos días.
El jugo es conveniente beberlo enseguida de preparado, justamente para que no pierda ninguna de sus propiedades.

Con esto no estamos diciendo que ingerir comida saludable es beber jugos solamente.
No, solo estamos sugiriendo la posibilidad de intercalar jugos entre las comidas o durante las comidas y tampoco en exceso para que el riñón no sufra una sobrecarga.

Pero también es bueno saber que comer a diario frutas y verduras es muy bueno para ayudar a combatir enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer.

Las frutas contienen antioxidantes, fibra, vitamina C, B, ácido cítrico, fólico, orgánico, citroflavonoides y sales minerales (potasio, magnesio, calcio y fósforo)