Saltar al contenido

Fainá distinta con muchas semillas

Incluir semillas a nuestra dieta aporta muchos beneficios a la salud. Es un alimento sano con vitaminas, minerales y muchas fibras que mejoran el tránsito intestinal. Tarda en digerirse dando sensación de saciedad y esto nos ayuda a comer menos. Y sobre todo debemos aprender que la podemos incluir en casi todas las comidas o panes, junto con la virtud que son deliciosas y que nos aportan grasas monoinsaturadas que benefician nuestra salud ayudando a aumentar el colesterol bueno y a bajar el colesterol malo. Incorporarla a nuestra alimentación es un acierto.

INGREDIENTES
½ kg de migas de pan integral
2 tazas de leche de soja (o cualquier leche) (500 cc)
½ taza de semillas de girasol
½ taza de semillas de sésamo (ajonjolí)
3 cucharadas de aceite
½ taza de agua caliente
1 cebolla picada
1 pimiento rojo(morrón, ají dulce), picado
2 cucharadas de harina integral
2 cucharadas de harina blanca
Agua caliente cantidad necesaria
3 huevos
Sal, pimienta a gusto
1 cucharadita de pimentón dulce (páprika)
1 cucharada de salsa de soja
1 cucharadita de ajo en polvo
½ taza de queso semiduro rallado gustoso
½ taza de queso mozzarella rallado
1 tomate cortado en rodajas finas

PREPARACIÓN
Poner las migas de pan en un recipiente.
Bañarlas con la leche bien caliente e ir mezclando hasta que las migas estén impregnadas en la leche. Dejar en reposo un rato.
Agregar las semillas y reservar.

Aparte, poner el aceite en una cacerola y llevar al fuego.
Cuando el aceite está caliente, rehogar la cebolla picada.
Agregar el pimiento picado y cocinar hasta que esté algo tierno.

Incorporar dos cucharadas de harina integral y mezclar bien.
Agregar las cucharadas de harina blanca y mezclar.
Ir añadiendo de a poco agua caliente mientras se continúa revolviendo.
Una vez que se formó una crema bien espesa, agregar un poco más de agua caliente sin dejar de revolver.

Continuar agregando agua caliente y revolviendo hasta que se transforme en una crema bien espesa.
Volcar la crema sobre sobre la miga de pan remojada.
Revolver bien.

Añadir los huevos y mezclar.

Condimentar con sal, pimienta, pimentón, ajo en polvo y salsa de soja.
Incorporar el queso rallado.
Aceitar generosamente una placa de horno de 22x12cm.

Colocar la placa en un horno precalentado a 190º hasta que el aceite esté caliente.
Retirar la placa del horno y volcar la preparación.

Cocinar en horno moderado de 180º durante 30 minutos o hasta que los bordes estén cocidos y se despeguen del molde.
Retirar del horno y cubrir la superficie con rodajas finas de tomate.
Colocar en el horno durante 5 minutos.

Retirar y cubrir con queso rallado semiduro y mozzarella.
Apagar el horno y dejar la fainá dentro para hasta que el queso se derrita.
Servir caliente acompañado de cualquier ensalada.